Trece razones

Trece son las razones que llevan a la adolescente Hannah Baker a grabar siete cintas de casete. Trece relatos encadenados en los que se entremezclan los mismos personajes, sus compañeros de instituto, aquellos que la harán tomar la decisión de acabar con su vida, que para ella ya no tiene ningún sentido ni ningún valor. He acabado de leer Por trece razones de Jay Asher, su primera novela, que está causando furor en Estados Unidos, y francamente no me extraña. La novela nos cuenta en boca de la ya desaparecida Hannah las circunstancias que sucedieron durante los años de instituto y que decidieron el final de su vida. Nosotros las escuchamos gracias a Clay Jensen, compañero de estudios, que acaba de recibir por correo las cintas grabadas, y que nos va contando a la vez su participación en la historia.
Engancha desde el principio porque al ir leyendo te das cuenta de lo frágil que llega a ser la vida de un ser humano, de lo influenciables que podemos ser, de lo doloroso de la existencia, rodeado o no de amigos, de rumores, de mentiras y engaños, de personas en definitiva que muchas veces no se dan cuenta de que con sus acciones, que a menudo parecen no tener consecuencias, pueden desencadenar una serie de hechos que nos lleven a un trágico final. Como dice Hannah, como un pequeño copo de nieve que comienza a rodar ladera abajo y acaba convirtiéndose en una gran bola que lo arrasa todo a su paso.

Una novela que recomendaría como lectura en el instituto, una novela que nos aleja de vampiros, y otros seres de fantasía, para acercarnos a una realidad, que no por poco conocida deja de ser menos cercana, y mucho más cruel que cualquier monstruo dispuesto a invadir el planeta.

"Nadie sabe con seguridad el impacto que tiene sobre la vida de los demás. A menudo no tenemos ni idea. Y aún así, hacemos las cosas exactamente igual."

9 comentarios:

Luciana dijo...

¿Es muy triste?
No quiero terminar llorando como suelo hacerlo.

Tanakil dijo...

Tiene buena pinta.
Lo que cuentas es un poco el efecto mariposa, ¿no? Debemos tener cuidado con lo que hacemos o decimos. Esto me recuerda a "El rey pescador". No se pueden decir las cosas a la ligera, nunca sabes quién te está escuchando en serio.
Un saludo,
Tanakil.

Fernando dijo...

Ya que no podemos conocer nuestro impacto sobre los demás, se trata de ir por la vida tratando de hacer las cosas de la mejor y más amable manera posible.
Es un tema muy duro.

Eva F. Pascual dijo...

Hola Luciana!! siii si es triste, da pena cómo se trunca una vida por motivos aparentementes tan banales, pero aún así hace pensar y es por ello que resulta tan interesante.

Es cierto Tanakil, debemos pensar antes de decir o hacer según qué cosas, porque todo puede tener un efecto rebote y ocasionar un daño o algo peor.

Como muy bien comenta Fernando, no podemos saber los efectos que tendrán aquellas cosas que hacemos pero es precisamente por eso que debemos ser o intentar ser lo más respetuosos posible con los demás. En el libro se retrata la edad adolescente, tal vez una en las que más importancia tiene qué dicen de nosotros, por cómo afecta en ese momento de la vida, de aprendizaje y de afianciamiento de la personalidad.
Saludos a tod@s!!

bibliobulimica dijo...

Yo leí el libro hace un tiempo y me gustó mucho. Tengo una hija adolescente y me parece una lectura que podría ser muy interesante para ella (me parece a mí, porque lo que es ella no ha comenzado a leerlo...).

En estos tiempos donde burlarse del compañero es tan común, me parece que lo interesante de este libro es como muestra el otro lado de la moneda: ver de primera mano lo que los comentarios maliciosos, la conducta agresiva puede hacer. Como puede ir quitando la alegría de la vida de alguien.

me gustó mucho tu reseña ¡gracias! se la mostraré a mi hija para que vea que no sólo yo pienso que es un buen libro...jijiji...a lo mejor la convences tú ;)

María dijo...

Eva, sé de la existencia de este libro por Bibliobulimica.

Por lo que sé, creo que es muy necesaria su lectura en determinados ambientes. Y más con la falta de valores que hay hoy en día.
Qué tengas un día maravilloso!! Me ha gustado mucho tu entrada, cómo has escrito, y la frase en azul que nos has dejado (me la guardo para el día de hoy).
Un placer leerte.
Besos

Eva F. Pascual dijo...

Bibliobulímica espero que entre tu recomendación y la mía tu hija se anime a leerlo, francamente yo lo pondría de lectura obligatoria, se pueden extraer tantas cosas de esta historia, ojalá acabe leyéndolo!!

Gracias María por tu comentario estoy totalmente de acuerdo contigo, besos y abrazos y muy buen día a tod@s!
eva

El Caballero dijo...

Querida, exclente recomendación, prometo tenerla en cuenta y agendarla a mi lista en este preciso instante. Pero habrá de esperar, pues la anteceden un total de 77 títulos, y posiblemente no llegue a leerlos todos en vida... cuando menos, en esta vida. Sólo añoro que sea muy triste, adoro las novelas que me emocionan hasta hacerme derramar lágrimas, significa que entonces he de reconocer un mérito inmaculado al autor, y que estoy en la obligación de enzarsarlo en un pedestal. Ultimamente es difícil encontrar virtuosos de la calaña, y aunque no la he contado entre mis autores favoritas -lo cual, dicho sea de paso- es una injusticia-, unicamente puedo reconocer a esa vibrante emoción a Isabel Allende.

Lia dijo...

Wenas!! Es la primera vez que visito este blog, pero me gusta. Pasaré a menudo.
Saludos!!